Taylor Swift retira su música de Spotify

1377511726879

EMMANUEL DUNAND / AFP La cantante Taylor Swift en el ‘photocall’ del certamen

Para Taylor Swift parece estar claro: “la música es un arte y ella quiere tener el control de donde suena”. “No quiere ser parte del experimento del streaming” y para conseguirlo, la diva del pop ha retirado sus canciones de Spotify, revolucionando con ello Internet.

Es cierto que Spotify no paga suficiente a los artistas, y que para muchos, estar en Spotify es simplemente “porque hay que estar”. Del total de los ingresos, que llegan de la publicidad y de las suscripciones de pago (9,99 euros al mes sin límites de tiempo, sin publicidad y para todos los dispositivos del usuario), Spotify destina un 70% a los dueños de derechos de las canciones. Así, son las discográficas, distribuidoras y entidades de gestión las encargadas de dar la parte correspondiente a los músicos.

Es cierto también que el streaming no es una forma de remuneración directa y principal, pero realmente tampoco lo son las descargas legales ni las ventas de los discos. Hoy en día la industria musical hace dinero con dos cosas fundamentales: los conciertos y el merchandising.

Por supuesto Taylor Swift tiene todo el derecho del mundo a retirar su álbum o cualesquiera otra de sus obras de Spotify, pero me pregunto si realmente es una decisión tomada por la artista o es Universal quién está detrás. Al fin y al cabo son ellos quienes gestionan sus derechos y tenían muy claro desde el principio que “1989”, el álbum de Swift, tenía que ser número uno en ventas y no en reproducciones. Quizás por eso se ha retirado todo de la plataforma más conocida de streaming. Y seguramente en unos meses, cuando el lanzamiento quede en el pasado, su música volverá de nuevo a aquellas plataformas de donde ha sido retirada. Pero mientras tanto, ¿no se favorece con este tipo de acciones la descarga ilegal y la piratería?

Lo cierto es que Spotify es una herramienta fundamental en el desarrollo de la carrera de muchos artistas. Y no me refiero a super mega estrellas del pop como Swift (que va a ganar este año a través de Spotify más de 6 millones de dólares), sino a otros artistas no tan conocidos pero que también viven de su música. Y estos artistas no pueden permitirse dejar de lado Spotify.

La industria de la música ha cambiado y ya no es lo que era. Y muchos de los usuarios a los que les gusta escuchar música no la ven como algo tangible que se puede comprar o poseer. Y esto es algo que, nos guste o no, hay que tener en cuenta. En mi opinión, Spotify y otros servicios de streaming ofrecen a músicos y artistas independientes o menos conocidos la posibilidad de ser parte de este cambio, en lugar de víctimas del mismo. Es posible que esto no signifique nada para un artista como Taylor Swift. Aun así, estoy segura que incluso para las grandes estrellas es una herramienta de gran utilidad.

Mientras tanto, aquellos artistas independientes a los que en realidad no importa lo que Taylor Swift hace o deshace en su cuenta de Spotify, sienten que Swift lo que acaba de hacer en el fondo es liberar un poquito de espacio en la parte superior de las listas de reproducción para los que son más “pequeños”. Probablemente sea absurdo perder energía en intentar convencer a la gente para que compren el nuevo disco de su artista favorito y sea más práctico buscar otras formas y maneras. Spotify podría ser una de ellas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s