Los animales, vegetales y seres sobrenaturales no tienen derechos de autor

Monkey takes photos on camera

Resulta curioso el revuelo levantado por el “selfie” del mono.

Por un lado, el fotógrafo británico David Slater asegura ser el propietario de una foto tomada por su cámara en 2011 cuando se encontraba en Indonesia haciendo un reportaje sobre simios. Y por otro, la empresa Wikimedia Foundation, una organización sin ánimo de lucro que aspira a desarrollar “una enciclopedia gratis, libre y accesible por todos”, utiliza la fotografía para ilustrar un artículo sobre el macaco negro crestado sin abonar el correspondiente pago en concepto de derechos de autor.

Lo excepcional del caso es que la fotografía en cuestión fue tomada por una mona que curioseando en las pertenencias del fotógrafo, encontró una cámara y disparando el obturador varias veces obtuvo varias tomas y una de ellas era un “sefie” del propio macaco.

El fotógrafo publicó la imagen en Internet en 2011 y pronto se convirtió en viral. Haciéndole ganar unas 2.000 libras el primer año. Pero se lamentaba de que la publicación de la imagen por parte de Wikimedia le había hecho perder al menos 10.000 libras.

Slater esgrimía que fue él quien colocó la cámara en el trípode y quien cuadró la imagen. “Lo único que tienes que hacer es conseguir que el mono pulse el botón”, explicaba a la BBC. Además, defendía la teoría de que “los derechos de autor no sólo pertenecen a quien pulsa el botón de la cámara”. Por otra parte, Wikimedia argumentaba que “Según las leyes estadounidenses, los derechos de autor no pueden pertenecer a alguien que no sea humano”.

Finalmente, la Oficina de Copyright de EEUU (US Copyright Office) da la razón a Wikimedia en la disputa que había entablado con el fotógrafo: “La Oficina no registrará obras producidas por la naturaleza, los animales o las plantas”, señala la autoridad de derechos de autor de Estados Unidos. Y añade: “Del mismo modo, no puede registrar una obra supuestamente creada por seres divinos o sobrenaturales, aunque sí podrá registrarse una obra si al depositarla se especifica que se inspira en un espíritu divino”.

Es totalmente cierto que una obra, objeto de derecho de autor, ha de ser una creación intelectual original de un ser humano. Y no serían obras las realizadas por un animal. Sin embargo, el concepto de obra protegible no queda excluido cuando el autor utiliza elementos u objetos de la naturaleza o lo producido por una máquina, pero con una propia aportación por su parte.

Pero además, es importante tener presente que en algunos tipos de obra, como es el caso de la fotografía, la aportación o creación del autor consiste precisamente en esa capacidad para capturar instantes. Lo principal es la elección o determinación, ya que la captación misma de la imagen realmente se limita a un proceso mecánico complementario a la actuación del propio fotógrafo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s