¿Qué es una Marca?

563551_378192532212009_282673103_n

Una marca es un signo distintivo usado por el empresario para diferenciar en el mercado sus productos o servicios de los productos o servicios de los competidores.

Cuando se solicita una marca, es preciso indicar los productos o servicios que se quieren proteger con este tipo de signo. Y para ello existe la Clasificación Internacional de Niza, que está compuesta por 45 clases cada una de las cuales agrupa un conjunto de servicios o productos que están relacionados. Por ejemplo, la clase 41 comprende los servicios prestados por personas o instituciones para desarrollar las facultades mentales de personas o animales, así como los servicios destinados a divertir o entretener. Y la clase 16 incluye principalmente el papel, los productos de papel y los artículos de oficina.

Al hacerse una solicitud de marca pueden protegerse tantas clases de productos y servicios como se quiera (hasta 45 que es el número total de clases existentes). Y aunque solo es necesario hacer una solicitud y utilizar un único impreso, hay que tener en cuenta que por cada clase que se designe hay que pagar una tasa de solicitud.

Una marca se concede por un periodo de 10 años desde la fecha de solicitud. Trascurridos estos 10 años, la marca debe renovarse para mantener los derechos. La OEPM avisará del vencimiento de dicho plazo con tiempo suficiente.

El coste (tasas) a satisfacer a la OEPM por la solicitud de registro de una marca en este año 2013 es de 141,73 € por la primera clase solicitada y 91,81 € por la segunda clase y cada una de las sucesivas. El importe de estas tasas se actualiza anualmente a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Independientemente de que se trate de una marca denominativa, gráfica o mixta, el coste por la inscripción no varía. Lo que determina el coste de la solicitud es el número de clases en las que se quiere hacer el registro.

Para registrar una marca es necesario que no incurra en ninguna de las prohibiciones establecidas por la Ley. Es decir, que sea lícita. Además, debe estar disponible. Es decir, que no entre en conflicto con otros derechos anteriores.

Es muy conveniente registrar el signo antes de divulgarlo para evitar que terceros puedan presentar una solicitud idéntica o similar antes que  nosotros. De este modo, se obtiene una fecha de presentación de la solicitud frente al que la solicite posteriormente.

Una vez que la marca ha sido concedida (o denegada) se publicará en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial (BOPI). Y posteriormente, el titular o su representante deberán retirar el título de registro de marca.

Una marca registrada no podrá modificarse. Si se desea modificar el signo distintivo (por ejemplo porque la empresa cambia de logo o porque quiere ampliar la lista de productos y/o servicios) deberá solicitar un nuevo registro. No es necesario renunciar al registro anterior, teniendo en cuenta que éste seguirá en vigor a menos que el solicitante renuncie expresamente a él.

Sin embargo, si se podría usar una marca de forma distinta a como fue registrada pero siempre que difiera en elementos que no alteren de manera significativa el carácter distintivo en la forma en la cual se haya registrado.

En el supuesto que se solicitara un signo distintivo muy parecido al mío podría oponerme a la concesión. Y para ellos debería presentar un escrito de oposición cumplimentando el correspondiente impreso normalizado de oposición de solicitud de marca y abonar la tasa correspondiente.

El plazo para presentar oposiciones a una solicitud de registro de marca es de dos meses contados desde la fecha de publicación de la solicitud en el BOPI.

Una vez concedida la marca el titular tiene la obligación de “usar” el signo, bien por sí mismo o a través de persona autorizada. Si la marca no se usa los Tribunales podrían decretar  su caducidad.

Y para terminar una serie de recomendaciones para todos aquellos que pretendan proteger sus signos distintivos y medios de identificación en el tráfico económico:

1º) Deben hacerse las investigaciones oficiales previas ante la OEPM, el Registro Mercantil Central y Red.es y cualesquiera otros registradores de nombres de dominio en Internet para conocer si el nombre o signos identificativos elegidos han sido inscritos antes por otro en uno o en varios de los mencionados registros.

2º) Es importante antes de iniciar cualquier actividad mercantil con los signos elegidos, efectuar la reserva o inscripción en el registro o registros que interesen para evitar que un tercero se adelante en la inscripción.

3º) Si se opta por no registrar la marca en algunos de los registros mencionados, es posible que un tercero pueda inscribir ese mismo nombre con el consiguiente perjuicio.

4º) El registro de la marca  no es obligatorio, pero el nacimiento del derecho exclusivo sobre los mismos nace del registro válidamente efectuado.

Fuente: Oficina Española de Patentes y Marcas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos Prácticos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s