¿Qué son las utilizaciones libres?

Fair-Use

Los derechos patrimoniales de autor están hoy sometidos a ciertos límites.

El legislador español ha optado respecto a las excepciones del derecho de autor por una lista cerrada de supuestos. Sin embargo en Estados Unidos y países anglosajones, se busca una mayor flexibilidad y se aplica una postura más abierta.

El famoso “fair use” o “fair dealing” (uso justo), se ha construido considerando la finalidad y el carácter de uso (¿comercial?, ¿educativo?, ¿sin ánimo de lucro?), la naturaleza de la obra, la cantidad y sustancialidad de la parte utilizada en relación con el conjunto de la obra y el efecto sobre el mercado potencial y el valor de la obra.

Pero en España, los límites a los derechos patrimoniales se encuentran recogidos  en el título III, capítulo II, artículos 31 y ss de nuestra actual Ley de Propiedad Intelectual.

Vamos a detenernos en algunos de ellos:

El derecho de cita constituye precisamente una de las limitaciones establecidas legalmente a los derechos de autor que permite la inclusión en una obra propia de fragmentos de otras ajenas de naturaleza escrita, sonora o audiovisual; así como la de obras aisladas de carácter plástico o fotográfico  figurativo, siempre que se trate de obras ya divulgadas y su inclusión se realice a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico. Tal utilización solo puede hacerse con fines docentes y de investigación, en la medida justificada por el fin de esa incorporación e indicando la fuente y el nombre del autor de la obra utilizada.

La inclusión de un fragmento de una obra ajena en la obra propia supone un límite al derecho de reproducción que corresponde al autor, ya que significa la utilización de una obra sin que sea necesaria la previa autorización de su autor siempre que se cumplan dos requisitos: que se cite el nombre del autor y que la finalidad sea docente o de investigación.

Por lo que en caso de que se haya incorporado una obra (por ejemplo literaria) en un libro de texto, esa incorporación solo será válida si se trata de un fragmento de la obra; y si se ha citado el nombre del autor. Lo contrario supondría una clara infracción al derecho de reproducción.

Tan solo opera este límite del derecho de cita en el supuesto de que la inclusión de una música en una obra audiovisual, por ejemplo, se haya realizado a título de cita o para su análisis, comentario o juicio crítico, sujetándose en todo caso al régimen jurídico del denominado derecho de cita.

Fuera de este supuesto, el autor conserva plenamente todos sus derechos.

Otra limitación referente a la libre reproducción de las obras, sin oposición del titular de los derechos de autor, exige varios requisitos como: la carencia de finalidad lucrativa, que el sujeto activo sea un museo, biblioteca, fonoteca, filmoteca, hemeroteca o archivo de titularidad pública o integradas en instituciones de carácter cultural o científico y que la reproducción se realice para fines de investigación (hay que tener en cuenta que en este caso la Ley, no señala la palabra “docentes”, con lo que ello implica).

La finalidad de este límite es claramente beneficiar la difusión de la cultura. Pero en este supuesto, el único derecho de autor limitado es el derecho de reproducción, por lo que si se pretende distribuir, comunicar públicamente la obra o transformarla se requerirá la autorización del autor de la misma.

También la Ley prevé que cualquier obra susceptible de ser vista u oída con ocasión de informaciones sobre acontecimientos de la actualidad puede ser reproducida, distribuida y comunicada públicamente, si bien solo en la medida que lo justifique dicha finalidad informativa. Y aunque la Ley no explica qué son “acontecimientos de actualidad”, debe entenderse como aquellos, los hechos o eventos de interés público. Por ejemplo, en el supuesto de la inauguración de una exposición de pintura o fotografía se podrían reproducir algunas de las obras que forman parte de la muestra; pero debe quedar claro en todo momento que lo importante del reportaje es el evento en sí y no las obras.

Estos son los algunos límites sobre los derechos patrimoniales de los autores, aunque hay otros. Límites, todos ellos, detrás de los cuales subyace una búsqueda del equilibrio entre el interés individual y el interés social.

Para otro post dejo la Parodia, un concepto bastante complicado de determinar y uno de mis temas preferidos, por la cantidad de variables y consideraciones que entran en juego. Y por la cantidad de obras reseñables que ha dejado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos Prácticos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s