La protección del Diseño Comunitario. II: Diseño Comunitario Registrado

marca_registrada 2

En el post anterior abordamos el tema de los diseños comunitarios no registrados, hoy trataremos la otra cara de la misma moneda: los diseños comunitarios registrados.

Ya vimos, que el Diseño Comunitario es la forma legal habilitada por la Unión Europea para la protección de las formas externas de objetos y productos y los conjuntos de colores y líneas que ornamenten estos objetos y productos que son comercializados en los países miembros de la Unión Europea. Una normativa única que supone un gran avance ya que, hasta hace relativamente poco, para la protección de los modelos y dibujos industriales se procedía registrando en cada uno de los países, con los correspondientes costes de gestión y mantenimiento y cumpliendo en cada uno de ellos de la normativa correspondiente.

El Registro del modelo comunitario recogerá aquellas solicitudes en las que el objeto a proteger es la forma tridimensional exterior de productos. Por ejemplo, la forma o diseño tridimensional de un automóvil, de una lámpara o de una silla (independientemente de colores, ornamentaciones y marcas). Mientras que el Registro del dibujo comunitario recogerá aquellas solicitudes en las que el objeto a proteger es la disposición de líneas, colores y ornamentaciones planas aplicables a los productos designados en ellas. Por ejemplo, el estampado de una tela o la ornamentación gráfica de un sombrero (también independientemente de marcas o distintivos de origen o procedencia).

Si partimos de la base de que el registro solo tiene en cuenta la apariencia exterior del objeto o producto durante su uso normal, hay que señalar que ese aspecto ornamental del objeto o producto debe ser nuevo y singular. De modo que una impresión general de su observación por parte de un usuario devenga en que pueda ser claramente diferenciable de la impresión general que ocasionan otros productos del mercado. Y con ello se pretende establecer una vía para evitar la picaresca que suele surgir en el mercado en el que los imitadores de un producto cuyo diseño ha tenido éxito lanzan el mismo producto con ligeras modificaciones para “distinguirlo ligeramente”, pero dando al consumidor una impresión estética muy parecida llegando incluso a confundirle.

Llegados a este punto y en relación con la novedad, es importante señalar que la normativa del Diseño Comunitario permite la difusión por parte del autor de los diseños de productos y objetos antes de su registro para “sondear” el mercado. Y esto, que ya quedó enunciado en cierto modo en el post anterior, es importante. Me explico:

Durante un plazo de 12 meses a partir de su primera difusión comercial y puesta en conocimiento público es posible que el autor pueda presentar una solicitud de diseño comunitario sin que se haya roto el requisito de novedad y singularidad del mismo. Es decir, existe (digámoslo así) un “período de gracia” de un año en el que se puede probar el mercado con la protección de un dibujo o modelo comunitario no registrado y luego obtener un dibujo o modelo comunitario registrado si a uno le interesa.

Esto permite que un fabricante (por ejemplo) pueda mostrar su nueva línea de productos en una feria sin miedo a perder los derechos que le corresponden. Es un modo de potenciar la posibilidad de conocer el éxito de una gama de productos, pudiendo mostrar una gran variedad y posteriormente registrar y proteger aquellos que han resultado más interesantes.

Pero mucho cuidado, con ese “período de gracia”. El período de gracia produce el efecto de no destruir la novedad del dibujo o modelo durante dicho período. No obstante, si se presenta la solicitud de registro de dibujo o modelo comunitario una vez transcurrido el año desde su primera divulgación, el dibujo o modelo comunitario registrado podría ser declarado nulo.

Más cosas: las solicitudes de Diseño Comunitario registrado pueden ser simples o múltiples, pudiéndose realizar una solicitud por diseño o forma registrada o agrupar varias formas en una misma solicitud.

Por ejemplo, en una solicitud de modelo comunitario es posible solicitar una o varias sillas (aunque no mezclar sillas y batidoras). Sin embargo un diseño gráfico o dibujo puede ser aplicable tanto a bolsos como a coches.

Está previsto que en una solicitud de diseño comunitario a medida que crece el número de diseños, o variantes, solicitados estos impliquen unos costes añadidos más reducidos. Por lo que resulta mucho más ventajoso realizar una solicitud múltiple que varias solicitudes sencillas.

La instancia de solicitud de registro de un diseño comunitario se puede realizar ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI sita en Alicante) o ante cualquiera de los Órganos Centrales de la propiedad industrial de los estados Miembros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s