La marca Marilyn Monroe

Coincidiendo con la inauguración de la exposición  “Marilyn and Me and More” en Mondo Galería, unos amigos me sugirieron que escribiera un artículo que abordara el controvertido tema de los derechos sobre el nombre y la imagen Marilyn Monroe, encarnación para todos de la belleza y el glamour.

Pasados ya cincuenta años desde su muerte, todo lo que rodea a Marilyn sigue dando mucho que hablar.

Marilyn sabía que sus derechos de imagen serían motivo de disputa cuando muriese. Y desgraciadamente, no se equivocaba. Por una parte, el copyright de sus fotografías estaba en manos de los fotógrafos que la inmortalizaron, pero la explotación de los derechos comerciales no. Ante la falta de herederos directos, Lee Strasberg, maestro y “entrenador” de interpretación de la actriz, se había convertido en su albacea. Y cuando el maestro de actores murió, su esposa Anna Strasberg se convirtió en la representante de los herederos. Lo que en resumidas cuentas significa que era ilegal utilizar una foto de Marilyn Monroe con fines comerciales sin el consentimiento de Anna Strasberg, única gestora hasta hace nada de los derechos sobre el  nombre y la imagen de la actriz.

Así ocurrió con los desnudos de la serie Red Velvet, el copyright de las imágenes estaba en manos de su autor, Tom Kelley, pero la explotación de los derechos comerciales pertenecían a Anna Strasberg y ésta jamás permitió tomar a Kelley ninguna decisión relativa a las fotos. Me imagino que tiene que ser un tanto desesperante estar recibiendo durante años múltiples y suculentas ofertas para explotar unas fotos que tú mismo has realizado (todas ellas autorizadas por Marilyn) y tener que pasar por la aprobación de la Señora Strasberg que en muchos casos negaba el derecho a utilizar la imagen.

Igual sucedía con los famosos archivos de Milton H. Greene, correspondientes a más de 52 sesiones fotográficas y a la larga temporada que Monroe vivó en la granja familiar de Greene en Connecticut, antes de su boda con Norman Mailler.

Pero la historia de la imagen heredada de MM parece escrita por Ben Hecht, el guionista de Hollywood por excelencia, que no solo escribió algunos de los éxitos más memorables de directores tan dispares como John Ford (la Diligencia) Alfred Hitchcock (Notorius) o los Hermanos Marx (Amor en Conserva, en la que precisamente hace una de sus primera pariciones MM), sino que es también el autor de las memorias dictadas por Marilyn (My Story). Por cierto, ocultas en un cajón hasta que en 1974 fueron editadas por Milton H. Greene.

A la muerte de Marilyn sus representantes legales decidieron registrar como su domicilio oficial el apartamento que la actriz tenía en Nueva York, para así evitar el pago de los elevados impuestos de sucesión del estado de California donde Marilyn vivió los últimos meses de su vida y donde falleció. Operación con la que se ahorraban unos cuantos millones de dólares.

Sin embargo, cuando comenzaron a llegar los beneficios de los derechos de imagen de la fallecida volvieron a cambiar el domicilio “oficial” de Marilyn a California donde las leyes permiten el uso “postmortem” de la imagen en publicidad, favoreciendo a los herederos designados mientras que en Nueva York la legislación de derechos de imagen es más restrictiva y solo reconoce ciertos derechos sobre la imagen del muerto a sus descendientes naturales. Incluso, al parecer, llegaron a influir en el estado de California para que modificasen -en su beneficio- la legislación sobre derechos de imagen postmortem.

El negocio iba bien, aunque no llegaba a las astronómicas cifras que obtenían los cadáveres de Michael Jackson, Elvis o Lennon. De modo que para mejorar la facturación Anna Strasberg vendió en enero de 2011 -se dice que por unos 50 millones de dólares- la mayor parte de los derechos de imagen de Marilyn a Authentic Brands Group (ABG, un conglomerado dedicado a la gestión de derechos que actualmente posee, entre otros, los de Bob Marley) y NECA, empresa de merchadising especializada en la promoción de películas de gran éxito.

Pero en 2005 Anna Strasberg había demandado a The Milton Greene Archives Inc. (la compañía que gestiona la herencia fotográfica de Milton H. Greene) por la comercialización de su fabuloso archivo sobre Marilyn. Una batalla judicial que continuó hasta el pasado 30 de agosto de 2012, cuando la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito en San Francisco desmanteló el juego de Anna Strarberg reconociendo que los representantes de Monroe tomaron una decisión sobre el domicilio en el momento de su muerte, hace 50 años, y luego la cambiaron para beneficiarse económicamente. Y dictó que The Milton Greene Archives Inc. puede vender las imágenes de Monroe sin pagar derechos a sus herederos.

Los derechos de imagen de Marilyn Monroe una vez muerta parece que pueden terminar exactamente como ella predijo (y Ben Hecht transcribió): “Sabía que pertenecía al público y al mundo, no porque tuviese talento o fuese hermosa, sino porque nunca he pertenecido a nada ni a nadie más.”

Queda por averiguar qué sucederá ahora con los fabulosos planes de ABG y NECA, aquellas ideas “audaces e imaginativas” entre las que se incluían la creación de una línea de ropa interior de lujo, otra de cosméticos y otra de utensilios para la casa al estilo Martha Stewart. Incluso se pretende lanzar un reality show para televisión titulado “Who is the next face of Marilyn” (¿Quién es la próxima cara de Marilyn?) con el que buscarán al rostro de hoy que se unirá a la nueva marca.

Parece ser que la imagen de la rubia más explosiva de la historia, va a seguir siendo también la más explotada. No es de extrañar que, agotada, quisiera dormir para siempre.

Sí, había algo especial en mí y sabía de qué se trataba. Yo era el tipo de chica a la que encuentran muerta en su dormitorio con un frasco de somníferos en la mano.”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La marca Marilyn Monroe

  1. Anónimo dijo:

    Muy bueno Ruth.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s