Derecho de Autor vs Copyrigth: El caso de “La Jungla de Asfalto”

monroe_05

Fotograma de la película “La Jungla de Asfalto”

A finales de la década de los ochenta, Ted Turner, dueño de la CNN, adquirió el archivo de películas de la Metro Goldwyn Mayer (compuesto por más de 3.600 obras) y decidió, gracias a las nuevas tecnologías, colorear las viejas películas rodadas en blanco y negro.

Una de las películas que componían el catálogo de la Metro era “La Jungla de Asfalto”. Considerada como uno de los clásicos del cine negro. Este film fue dirigido por John Huston en 1950 y protagonizado por Sterling Hayden, Jean Hagen, Sam Jaffe, Louis Calhern, James Whitmore y Marilyn Monroe, entre otros.

Pues bien, los derechos de emisión de “La Jungla de Asfalto”, una vez coloreada, fueron licenciados a una Cadena de televisión francesa.

La reacción de los herederos de John Huston no se hizo esperar y formularon en Paris demanda por infracción de los derechos del autor exigiendo que se respetara la obra tal y como había sido concebida por Huston. Los herederos del director de cine consideraban la manipulación sobre el original en blanco y negro como un atentado a la obra que lesionaba los derechos morales del autor sobre su creación.

La sociedad norteamericana Turner Entertainment Company, propietaria de los derechos de difusión de “La Jungla de Asfalto”, recurrió ante el Tribunal de Apelación para intentar evitar la prohibición. El juez ordenó la suspensión de la emisión de la película dirigida por John Huston con carácter preventivo, para evitar que los derechos morales del autor quedaran lesionados, en espera de que la Justicia francesa decidiera sobre el fondo de la cuestión.

Es importante recordar que John Huston ya se había pronunciado en más de una ocasión contra este tipo de manipulaciones de las obras cinematográficas calificándolas de “humillación pública perpetrada por vándalos”, pero todos los esfuerzos realizados para evitar el coloreado de la película habían fracasado en Estados Unidos, donde la ley no prevé la existencia de derechos morales. La ley en Estados Unidos desconoce el derecho moral a la integridad de la obra, en tanto que Francia si lo reconoce. Lo que implica, no solo que la obra sea conocida tal y como fue concebida por el autor, sino también que sea mantenida en tal estado hasta que el autor decida introducir modificaciones o alteraciones en la misma.

En un principio, el Juzgado de primera instancia dio la razón a los herederos del cineasta americano, declarando que el derecho moral del autor es en Francia “perpetuo, inalienable e imprescriptible”. Esta sentencia añadía que, según la Convención Universal sobre los Derechos de Autor, firmada en Ginebra en 1952, y ratificada por Estados Unidos y Francia, los autores de “La Jungla de Asfalto” gozan en Francia de la misma protección que los artistas franceses.

Pero en segunda instancia, el tribunal de apelaciones de París aceptó un recurso y autorizó la difusión del film coloreado, a la vez que declaraba que los herederos de Huston no tenían ningún derecho moral sobre esta creación, y que el coloreado de la película “no había destruido ni alterado la obra en blanco y negro”. Únicamente se indicaba que los telespectadores franceses debían ser informados de la oposición de los herederos de John Huston.

Finalmente, el Tribunal Supremo francés (Cour de Cassation) anuló el veredicto del tribunal de apelación de París que había autorizado en 1989 la difusión en Francia de la versión “coloreada” de la película contra la voluntad de sus herederos. El fallo del alto tribunal se fundó en la ley de 1957 que protege los derechos de autor, en este caso relativos al film “La jungla de asfalto”, rodado en blanco y negro por John Huston en el año 1950.

Este conflicto experimentado en Francia con la película de John Huston, pone de manifiesto una de las grandes diferencias entre el sistema de protección en los ordenamientos jurídicos de tradición codificadora y de primacía de la Ley (derecho continental) y el sistema de copyright. Y fue precisamente el desconocimiento del derecho moral de autor, lo que impidió durante años que los Estados Unidos de América se adhirieran a la Unión de Berna al obligar su Convenio a todos los estados firmantes a reconocer  los derechos morales de paternidad e integridad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Derecho de Autor vs Copyrigth: El caso de “La Jungla de Asfalto”

  1. El derecho moral de autor está recogido en el art. 14 de nuestra Ley de Propiedad Intelectual. Y dice lo siguiente:
    “Corresponden al autor los siguientes derechos irrenunciables e inalienables:
    1. Decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma.
    2. Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente.
    3. Exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra.
    4. Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.
    5. Modificar la obra respetando los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de bienes de interés cultural.
    6. Retirar la obra del comercio, por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, previa indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.
    Si, posteriormente, el autor decide reemprender la explotación de su obra deberá ofrecer preferentemente los correspondientes derechos al anterior titular de los mismos y en condiciones razonablemente similares a las originarias.
    7. Acceder al ejemplar único o raro de la obra, cuando se halle en poder de otro, a fin de ejercitar el derecho de divulgación o cualquier otro que le corresponda.
    Este derecho no permitirá exigir el desplazamiento de la obra y el acceso a la misma se llevará a efecto en el lugar y forma que ocasionen menos incomodidades al poseedor, al que se indemnizará, en su caso, por los danos y perjuicios que se le irroguen”.
    Si te fijas en la redacción de este artículo, en el apartado 4º se habla del derecho a la integridad de la obra. Que es el derecho que tiene el autor a impedir que su obra sufra una modificación o deformación, sin su consentimiento, bien por la actuación de un tercero, bien después de haberla vendido o de haber autorizado su explotación, exhibición pública o custodia. El autor conserva el derecho a oponerse a cualquier deformación, mutilación, modificación o atentado contra la obra que suponga un perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación, incluso con posterioridad a su cesión.
    El verdadero problema está en determinar la existencia de ese perjuicio. ¿Toda modificación implica un perjuicio a la reputación del autor o a sus intereses? No, pero así sucederá en la mayor parte de los casos. Por ejemplo, cuando el editor publica una obra en forma distinta a la convenida o en los casos de coloreado de películas.
    Por lo que respondiendo a tus preguntas: efectivamente la Ley española contempla el derecho moral de autor y en España hubiera pasado algo muy parecido a lo ocurrido en Francia.

  2. Anónimo dijo:

    Qué hubiera ocurrido en España? La ley española protege el “derecho moral” de los autores?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s