¿Qué puedo hacer si alguien ha hecho un uso no autorizado de una de mis fotografías?

Son muchos los profesionales de la fotografía que han contemplado atónitos como alguna o algunas de sus obras han sido utilizadas sin su consentimiento.

Las infracciones de los derechos de propiedad intelectual en este sentido están a la orden del día y pueden ser variadas y diversas (plagio, alteración de la obra, atribución de la obra a persona diferente de su autor…); como variadas y diversas pueden ser también las situaciones y los sujetos involucrados.

En estos casos, es fundamental poder probar la autoría; por ejemplo, a través de la inscripción en el Registro de la Propiedad Intelectual o del depósito en alguno de los registros alternativos.

¿Cómo debe actuar un fotógrafo si se encuentra con que alguien ha colgado en una Web, por ejemplo, una obra fotográfica cuyos derechos no ha cedido o cuya licencia no permite el uso que se está haciendo de esa fotografía?

Y aquí, yo diferenciaría entre los siguientes supuestos:

Cuando el conflicto surge con alguien con quien se ha firmado un contrato de cesión de derechos sobre la obra y esta persona se extralimita, no cumpliendo con alguna de sus obligaciones.

Una vez agotada la vía extrajudicial sin resultados, podemos interponer una demanda civil por incumplimiento de contrato y reclamar la indemnización correspondiente por todos los daños y perjuicios ocasionados.

Cuando el conflicto surge con un licenciatario que hace un uso lícito de la obra, pero con el que el autor no está de acuerdo, por considerar ese uso contrario a su ética, moral y principios.

En estos casos, se puede contactar con los responsables y pedirles que no utilicen la obra, ejerciendo el derecho moral a exigir el respeto a la integridad de la obra.

El autor conserva el derecho a oponerse a cualquier deformación, mutilación o atentado contra la obra que suponga un perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación, incluso con posterioridad a su cesión.

La violación del derecho a la integridad puede producirse no solo por la mutilación material de la obra; sino también, por traicionar el pensamiento del autor sin necesidad de cambio alguno en la forma de la obra.

El atentado al derecho moral de autor puede deberse a una mala presentación de la obra al público que provoque una alteración del espíritu de la misma; e incluso, a utilizar la obra en un contexto distinto al concebido por el autor para esa obra al dar una imagen falsa o desnaturalizante de la misma.

Si los responsables se negaran o ignoraran la petición, al autor le quedaría la utilización de la vía civil para que sea un juez quién decida si esa actuación realmente afecta a su reputación y obligue o no a la retirada de la obra.

Cuando el conflicto surge con un tercero con el que no se tiene ninguna relación aparente.

Distinguimos entre:

Aquellas personas que hacen un uso indebido de una fotografía ajena por simple desconocimiento pero sin ánimo de causar perjuicio alguno ni de ganar dinero a costa de los demás.

En estos casos, el autor puede dirigirse a la persona o empresa que esté infringiendo los derechos y pedirles que dejen de hacerlo. Además, se les puede advertir de las consecuencias en el supuesto de que no hagan caso. También se podría aprovechar la coyuntura para plantearles la posible concesión de una licencia con los términos y las condiciones de uso concretas.

Aquellas personas que hacen un uso indebido de una fotografía de manera no tan “inocente”.

Igual que en el supuesto anterior, nos dirigiremos a la persona o empresa que esté infringiendo nuestros derechos y le pediremos que deje de hacerlo.

Si el intento de resolución amistoso no surte efecto, se puede interponer una demanda civil y reclamar el cese de la actividad más una indemnización por todos los daños y perjuicios ocasionados.

Se podría estudiar la posibilidad de presentar una demanda penal, para el caso de que el hecho que se contempla fuera constitutivo de delito. En este supuesto, el infractor podría encontrarse con una pena de multa o de prisión, además de la responsabilidad civil y la correspondiente indemnización por todos los daños y perjuicios sufridos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos Prácticos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s