Explotación de las Obras Fotográficas en Internet: ¿Qué pasa con los Derechos de Imagen?

Hay que diferenciar entre las siguientes situaciones:

Para el  supuesto que QUIERAS EXPLOTAR en Internet obras tuyas cuyos derechos de explotación hayas cedido en exclusiva a un tercero.

Por ejemplo, en su día cediste los derechos de explotación de unas fotografías a un medio de comunicación y ahora quieres colgar esas fotografías en tu Web para comerciar con ellas.

Lo primero que tienes que hacer es ir al contrato que firmaste y ver exactamente qué pone y qué no pone.

Si en el momento de la firma no se contempló la posibilidad de los soportes digitales la Ley establece que los derechos de explotación referentes a esa modalidad de explotación seguirán siendo del autor (puesto que las cesiones han de ser siempre expresas). Y el autor podrá explotarlos como le convenga.

Si resulta que en el contrato ponía algo así como: “se ceden los derechos de explotación para todos los formatos o modalidades que se inventen en el futuro”, la cláusula es nula y estaremos igual que antes.

Otro supuesto sería el siguiente: NO QUIERES EXPLOTAR obras tuyas en Internet.

Tu intención fundamental es usar Internet como plataforma que permita que mucha gente pueda conocerte a ti y a tu obra y por lo tanto aumentar las posibilidades de que quieran contratarte o encargarte obra nueva. Todos sabemos que el efecto amplificador de Internet aumenta exponencialmente la visibilidad de obras y autores.

En este caso, en principio, no habría problema. Estas imágenes formarían parte de tu portfolio, esa galería fotográfica que representará tu trabajo delante de los clientes.

Yo lo que haría en ese caso, sería mencionar de manera expresa el medio de comunicación para el que fue realizada “esa fotografía”.

Para terminar, mucho cuidado con los derechos de imagen, de los que sin duda son titulares las personas físicas y que comprenden los siguientes aspectos:

El derecho a preservar la propia imagen (una faceta del derecho a la intimidad de la persona).

La imagen como valor comercial, entendido como el derecho de toda persona a controlar y disponer del uso comercial de la propia identidad y a obtener provecho de los valores publicitarios creados u obtenidos por la imagen.

Es posible, ceder o transmitir este segundo aspecto del derecho de imagen, con fines comerciales. Y SERÁ EL CONTRATO DE CESIÓN DE DERECHOS DE IMAGEN EL QUE REGULE LAS RELACIONES JURÍDICAS ENTRE LAS PARTES.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consejos Prácticos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s