Escenografía y Derechos de Autor

Las escenografías, decorados y propuestas para el espectáculo que los escenógrafos llevan a cabo son parte esencial a las Artes Escénicas. En las Artes Escénicas el Teatro, la Ópera y la Danza, son obras en colaboración generadoras de derechos de propiedad intelectual a favor de todos los autores que en ellas participan. Y la propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde a su autor por el sólo hecho de su creación.

Siendo esto así, es posible afirmar que los escenógrafos, creadores a medio camino entre el pintor y el arquitecto, pueden y deben ser considerados autores. Sería bueno que de cara al futuro se plasmara de manera explícita en las leyes y textos normativos la condición de autor del escenógrafo. Pero el problema está en que, por lo general, entendemos bien cuál es el papel del libretista, del compositor o del coreógrafo. Sin embargo, para muchos, el trabajo del escenógrafo es un misterio. Y esto es un problema a la hora de regular su condición de autor.

El escenógrafo es el artista que idea el espacio de acuerdo con la propuesta del director artístico y aportando sus propias ideas realiza bocetos, maquetas y dibujos técnicos.

Una vez aprobado el Proyecto escenográfico comenzará el trabajo de construcción del decorado. Coordinará el equipo de realización y hará el seguimiento de todo el proceso de construcción en el taller comprobando que sus ideas son respetadas al convertirse en un objeto real o tridimensional.

El escenógrafo aportará al taller de construcción los diseños, bocetos explicativos del decorado que va a construir, planos y dibujos y todo tipo de documentación y materiales que sirva para conseguir un acabado lo más parecido posible al diseño.

Una vez explicada su propuesta al taller, comenzará el proceso de construcción del decorado. Esta ejecución por parte de los miembros del taller será una ejecución mucho más mecánica y donde la creatividad queda limitada en gran medida.

La obra escenográfica podría encuadrarse dentro de la Obra Plástica. Al igual que hace la Ley italiana, que recoge expresamente la escenografía junto al resto de las obras plásticas. Aunque el procedimiento a seguir para llevarlas a cabo no sea exactamente igual al que sigue un pintor o un escultor, podemos encontrar puntos en común. Como el pintor, el escenógrafo, estudia la luz y la forma; como el escultor, la materia y el volumen.

Es importante destacar que una escenografía es una obra efímera y, como tal, no tiene carácter de permanencia. Están hechas para deshacerse, se montan y se desmontan, se construyen y se destruyen de acuerdo con los periodos de su muestra. No están pensadas para la eternidad. Su pervivencia como objeto, como escenografía, sólo tiene sentido si económicamente compensa. Y es evidente la imposibilidad de que una institución o teatro pueda ir almacenando todas y cada una de las escenografías que se van generando. Pero esto no significa que no haya obra de arte u objeto artístico.

Un pintor espera que sus cuadros trasciendan el paso del tiempo. El escenógrafo no aspira a que su obra perdure. Un montaje se lleva a cabo pensando si la producción va a viajar y se va a representar en otros países; y en las veces en que dicha producción va a ser representada. No puede ser igual la puesta en escena creada para un sistema de repertorio, donde se pueden llegar a representar en un mismo teatro dos o tres obras por semana, que una puesta en escena para una producción que va a representarse durante un par de meses en un teatro y luego va a viajar a otros teatros donde se representará de nuevo.

Aunque las Obras artísticas se protegen por el sólo hecho de su creación deben manifestarse o exteriorizarse de algún modo. Y las obras escenográficas también deben exteriorizarse y manifestarse de algún modo en el que puedan ser percibidas, y eso será, junto con la originalidad, lo que les confiera el carácter de obra. No pueden permanecer en el mundo interno del autor.

La creación de un escenógrafo, en una primera fase, queda fijada cuando dibuja o esboza una interpretación o construye un modelo. La escenografía una vez terminada y acabada (construida) será lo que rodea a las acciones, a las palabras. Mientras que en un cuadro el soporte es el lienzo. En la obra escenográfica el soporte será el espacio escénico. Un lugar vacío, inerte pero potencial, en el cual se construirá el objeto escénico. Se puede hacer un paralelismo, entre el escenario y la tela del pintor, como entidad que genera una realidad pictórica; pero también, entre el escenario y la materia sólida que genera una realidad escultórica.

Al escenógrafo, como autor, le corresponde como soporte el escenario. Pero este soporte impone límites, posibilidades y códigos. En la escena se puede hacer todo lo que es compatible con la escena, pero no más. Y este soporte, evidentemente, no es igual a la tela del pintor.

He mencionado que la fijación de la obra en un material palpable y tangible es uno de los requisitos imprescindibles para la originalidad de la obra. Pero para que una Obra sea considerada original el autor tiene que desarrollar una idea o concepción propia que la distinga de otras de su mismo género, que suponga cierta novedad con respecto a lo conocido hasta el momento.

Un escenógrafo busca la originalidad y conseguir que el público tenga nuevas sensaciones. Pero los escenógrafos raramente surgen con diseños completamente originales. Al igual que ocurre con otras creaciones intelectuales se toman prestados diversos elementos de otras obras. Es muy difícil, si no imposible, encontrar en el arte una creación de originalidad absoluta, sin referentes.

Y de la cantidad de referentes utilizados y la de transparencia con la que estos referentes se puedan identificar, depende lo que denomino “calidad” de la originalidad de la obra.

El color y su relación respecto a la luz son de gran importancia en una producción. Con el color se puede contribuir a acentuar sensaciones. Es muy importante la relación entre los materiales empleados y la luz: transparencia, opacidad, finura, rugosidad. Y todo ello contribuye a la originalidad de una obra escenográfica.

Otro tema clave, es la necesidad de que la escenografía esté dotada de cierta funcionalidad. Una escenografía tiene que ser práctica y utilitaria. Un cuadro, por ejemplo, nunca va a ser “utilizado” del mismo modo que una obra escenográfica. Pero esta funcionalidad necesaria de los montajes escenográficos puede restringir el nivel o la calidad de la originalidad. Normalmente, cuando la funcionalidad práctica disminuye y se deja paso a una mayor creatividad personal del autor, la posibilidad de hablar de una determinada originalidad aumenta.

Está claro que el fin último de una obra escenográfica es ser construida y montada. No quedarse prisionera en las dos dimensiones de un plano, proyecto, esbozo o en las minúsculas dimensiones de una maqueta. Y la obra escenográfica una vez ejecutada es tan obra de arte como cuando se encuentra en un plano o en un boceto. Sería injusto proteger los planos, bocetos, dibujos, etc… y no proteger la obra escenográfica una vez construida. Por otra parte, que la obra tenga mucho o poco mérito, que se trate de algo feo o bonito. Todo eso no tiene importancia jurídica. Es necesario que la obra denote por parte de su autor un esfuerzo hacia un ideal estético y alcance el resultado de una creación personal y original.

Por eso los escenógrafos sean buenos o malos, deberían estar protegidos por el derecho de autor. Dejando que sea el público quién juzgue el montaje y premie o castigue su labor con su reconocimiento.

Para terminar, me remito a las palabras de la escenógrafa y figurinista Elisa Sanz en la entrega de los Premios Max de las Artes Escénicas de 2011: “Está muy bien crear nuevas leyes que protejan la propiedad intelectual, pero más importante es revisar las leyes ya existentes y actualizarlas”, dijo para pedir que se revisara la actual Ley de Propiedad Intelectual para escenógrafos, figurinistas, iluminadores y directores para que éstos tengan los mismos derechos que ahora sólo tienen músicos, autores de texto y coreógrafos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s